miércoles, 27 de diciembre de 2017

CaRReRa PoPuLaR De aRaNJueZ 2017, CuaNDo aLGo No Va BieN DeNTRo De Tí

Aúpa Amigos¡¡


Con mucho retraso, aprovechando las vacaciones, pasamos por aquí para dejaros la crónica de la Carrera del pasado Domingo día 16 en Aranjuez.


Como ya sabéis los que me seguís por Facebook, la carrera no pasará a la historia por su resultado, pero no por ello habríamos de dejar de colgar por aquí las sensaciones y reflexiones sobre la misma.








Habían sido más de dos meses de entrenamientos dirigidos a esta carrera, donde a medida que iban pasando los días, se podía comprobar como los entrenamientos iban surtiendo sus efectos y nos movíamos en la dirección correcta.


Pero lo que es este deporte.... un par de semanas antes, zasca, lo que en un principio parecía un virus me dejo fuera de combate apenas 4 días. Yo me las prometía muy feliz, pensando, bueno ya hemos cumplido esta temporada con la gripe de turno, y con tan solo 4 días de ""baja runner"" ya estábamos de nuevo entrenando...
Aún así, perecía que mi cuerpo no terminaba de recuperarse del todo. Las pulsaciones de recuperación eran normales, los que usáis Garmin, ya sabéis que tras finalizar un entreno, pasados 2 minutos te marca las pulsaciones de recuperación, y estas estaban rondando las 55. Cuando otras veces he salido de una gripe, se han situado en torno a las 35 y paulatinamente iban recuperando su valor normal a entorno esas 50.


Aunque este parámetro estaba dentro de lo normal, no terminaba de encontrarme fino, y por eso la última semana, decidí levantar el pie, para darle más descanso al cuerpo...


Me presentaba a la carrera con la incertidumbre de como respondería el cuerpo ese día, pero con la seguridad de que si todo iba bien, volvería a estar por debajo de 34, los entrenos así me lo indicaban....


Tras un breve calentamiento (siempre se me echa la hora encima de en Aranjuez) junto con Victor, donde compartimos charleta y hablamos de objetivos, nos dirigimos hacia la zona de salida, donde ocupamos posiciones delanteras.
Allí coincido con Santi Patiño, tras tanto tiempo sin vernos, y con tantas cosas que contarnos se nos hace corto el tiempo de espera.... Entre otras cosas, me avisa de que el no está en su mejor momento de forma...
También puedo saludar a Jaime, que va a intentar ese sub 35, abrazo, nos deseamos suerte y a correr¡¡¡¡


Se da el pistoletazo, y la idea es clara, aunque Santi no esté bien, es una buena rueda a seguir¡¡¡¡ y así lo intento durante el primer km...
Aunque lo tengo a la vista, veo como cada vez se va alejando un poco, aún así el primer km entra dentro de lo previsto, 3:20.
El segundo km sigue picando hacia arriba, y se deja ver en el ritmo, aunque se ve compensado por la bajada en la zona de chalets, no ha sido un buen parcial. Pienso que todavía es demasiado pronto, pero nada más lejos de la realidad, el tercer parcial va en la misma tónica, 3:27...


El cuarto es favorable, y veo que voy clavado, pierdo el grupo con el que iba y veo que poco a poco van pasándome corredores, algo no va....


En este punto me pasa Victor, y veo con impotencia como no puedo seguirle ni un metro...
Me hubiera gustado, ya que yo no iba, al menos poder ayudar a un amigo.
Este tipo de cosas te hacen enchufarte a la carrera, perdido tu objetivo, al menos puedes intentar ser partícipe del de un amigo, y así disfrutar de la carrera desde otra perspectiva.


El paso por el Jardín se hace duro, el ritmo cada vez va a menos y veo impotente como las piernas no van. Pienso que no es mi día y empiezo a pensar tan solo en hacer un entreno de calidad.


Por el Jardín también me pasa Jaime, y la misma película que con Victor, no soy capaz de tirar de el ni un metro, de nuevo la impotencia se apodera de mi, y veo atónito como cada vez mi ritmo en este 10 K se aproxima más al de una maratón.



Los fantasmas de retirarme empiezan a rondar por mi cabeza. También pienso en parar y esperar a Marta, pero desecho la idea, tendré que espera al menos unos 20 min y me voy a quedar frio.

La salida del Jardín con el ambientazo que tiene se vuelve a tornar en un calvario, de nuevo pienso en abandonar al paso por donde está mi familia y los niños, pero pienso que quizás sería un signo de debilidad, de abandonar porque el objetivo se escapa y que estoy buscando cualquier excusa para poner pie en tierra a las primeras de cambio...

Sigo mi camino, la recta se hace más larga que nunca, el ritmo ya no es casi ni el de maratón. Me obligo a chocar manos, y digo me obligo porque una cosa que sale espontánea en mi cuando corro fluido, hoy no me sale...


Lo comentaba con Santi a la llegada. El que ha corrido conmigo un Maratón, sabe que no tengo problema en: chocar manos, bailar, tocar tambores, charlar, es mi manera de correr y lo hago igual en un  10 Km a 3:23 como el año pasado, que en un maratón a 3:45.


Eso que leo muchas veces, de bueno bajas el ritmo y te dedicas a disfrutar de la carrera, no va conmigo. Yo cuando disfruto es cuando corro a mis ritmos de competición, los que he entrenado, los que tengo memorizados, sino es que algo no va bien....








Intento mantener el tipo en la tachuela del 9, consigo que al menos durante ese tramo o me adelante nadie, y me digo bueno Nachete, vamos a acabar al menos a tope este km¡¡ y lo intento, pero de nuevo impotente veo que ese ritmo no baja de 3:30¡¡¡ el año pasado con mi amigo Kike íbamos por aquí a 3:10....
Kike está en la última recta, no hace falta que le diga nada, el sabe que algo no ha funcionado...
Veo que no hay nada que sacar, y mi cabeza que hace ya tres km's  estaba pensando en Tokio, ahora ya si da por finiquitada la carrera y piensa en las 10 semanas que le quedan para colgarse su Sexto Major.


En plan de broma hicimos esta foto, pero no andaba muy desencaminado...




Ya sabéis que no soy de dar demasiadas vueltas a las cosas, así que aprovechando que la Carrera de Aranjuez se ha convertido en un evento familiar, el resto del día lo dediqué a disfrutar de un día en familia. Veintitrés nos juntamos a comer en casa de mis padres, la ya tradicional Fabada y Arroz con Leche. Sin lugar a dudas lo mejor del día¡¡¡¡¡








Pero la crónica lamentablemente no acaba aquí.... Esa tarde cuando llegaba a casa, de nuevo no volvía a encontrarme bien, lo intenté achacar al cansancio de la carrera. Mirando el track de la carrera no me cuadraban las cuentas, 2016 con una buena preparación 33:56, 2015 y 2016 sin hacer nada en especial clavaba tiempo en 34:26, este año me iba por encima de 36....


Al día siguiente tenía viaje laboral a Barcelona, y estuve todo el día con fiebre y malestar general, a las 7 me metía en la cama del Hotel y hasta el día siguiente. El Martes la cosa no parecía que hubiera mejorado, así que en cuanto acabé lo que tenía que hacer, al aeropuerto...


Nada más llegar a Madrid me fui para el Centro de Salud, algo no me cuadraba, dos veces con fiebre en 15 días....
Del centro de salud me enviaron al Hopsital, parece ser que la tira de orina, había dado positivismo en Infección...
En el Hospital completaron la analítica además de placas de torax, etc, etc...
El diagnóstico final es Prostatitis, infección de la próstata vamos... Parece ser que aquel primer episodio que achaqué a un virus, ya fue el primer síntoma de infección de orina, y desde entonces ha estado camuflada, dando la cara de nuevo después de la Carrera de Aranjuez, según la médico simple casualidad, no fue debido al esfuerzo...


Tras un primer chute de antibiótico en vena, me mandaron para casa, eso sí con 15 días de antibióticos...


Lo achaco a un frío día que salí a entrenar, hice un pis-stop, y debió quedarse algo húmeda la zona, noté como cogí frio, y estuve un par de días con molestias, pero nada que me hiciese pensar que había cogido una infección de orina de la manera más tonta¡¡¡


Siempre hay que ver el lado positivo de las cosas, así que por un lado saber lo que tiene uno y poder tratarlo es una muy buena noticia.


Ya adivináis cual fue mi pregunta antes de abandonar el Hospital, ¿Doctora cuando puedo volver a correr? la expliqué que me preocupaba que hacer algún esfuerzo fuera en detrimento de la recuperación, la respuesta me tranquilizó, no influye para nada, en cuanto te sientas bien puedes volver a correr...


A día de hoy y tras 5 días de parón, volví a retomar los entrenos con cautela.
Aunque he leído que los antibióticos no influyen en el rendimiento, entrenos que hace apenas tres semanas salían apenas sin despeinarse, ahora mismo son impensables, me encuentro como una tabla¡¡


Aquí no hay atajos, lo importante es recuperarse, a 8 semanas y media de la Maratón de Tokio, sabemos que hay tiempo de sobra. No es la situación ideal, pero es lo que hay, y con ello habremos de lidiar, despacito y con buena letra...