sábado, 5 de mayo de 2012

SeLVa De iRaTi. Parte 1


FaBRiKa De oRBaiZeTa - ST-JeaN PieD De PoRT - RonCeSVaLLeS


Hacia tiempo que, no dejaba caer por aquí, lo que realmente fue el lev motiv de este blog, que no es otra cosa, que como compaginar esto del correr, los viajes, la gastronomía, la familia y como no los amigos.

Aprovechando que este de Mayo, ha sido un puente largo para los madrileños, esos seres que en cuanto agrupan tres días de fiesta, , invaden hasta el más recondito espacio ya no de la península, sino del viejo Continente, hemos visitado la zona de la Selva de Irati.

No esperéis gran cosa de esta entrada, ya que ni la climatología ni el ir con 7 zagales, ha acompañado, a descubrir este precioso rincón de Navarra. Eso sí, alguna recomendación para correr, reponer fuerzas y un alojamiento rural, no os va a faltar.

Empezamos, por donde alojarse. La elección corrió a cargo de una amiga, y gracias a ella, conocimos la Casa Rural de Esther. Urkulu Etxea , es una casa Rural situada en la Fábrica de Armas de Orbaizeta. De la casa, poco que deciros que no aparezca en su web, ya que las fotografías hacen fiel reflejo a lo que vas a encontrar en ella. Casa que se nota ha sido  recientemente rehabilitada, si bien se echa en falta una barbacoa, y quizás una chimenea para los meses fríos de invierno, todo ello queda suplido por su acogedor salón con cocina americana, en donde como nosotros podéis instalar una plancha con adaptador para butano, donde cocinar carnes y verduras a la plancha, arroces, etc...
Resaltar la hospitalidad de Esther, que en todo momento, estuvo pendiente de nosotros, y sobre todo de los más peques, los cuales estaban encantados con sus ovejas y de su artesanal fábrica de quesos. Así que si llueve, a ordeñar y a ver como hacen queso¡¡¡

La casa se está estrategicamente situada, en pleno corazón de la Selva de Irati y a tan solo unos pocos km de la frontera con Francia, por una camino asfaltado, que une con el vecino país galo. No esperéis puesto fronterizo, ni nada que se le asemeje. Yo conseguí saberlo gracias al GPS del coche, que me avisó. Para cuando lleguéis a un cruce, donde veréis unos Menhires, ya estareis en el pais de los Galos.

Menhires

Desde aquí se puede visitar una cueva, que si bien nos puede decepcionar un poco cuando llegamos a ella, las vistas desde el aparcamiento donde dejamos el coche no tienen desperdicio, así como el sendero que nos conduce hasta ella. Sol tenemos que coger la carretera, que sale a la derecha en el cruce "fronterizo". Si bien, no es que esté en en muy mal estado, no está de más extremar la precaución, sobre todo si hay charcos que puedan haber ocultado algún que otro bache que hay. Pero vamos nada del otro mundo.


Bajada a la cueva por sendero

Una vez abajo, como ya os he comentado, la cueva defrauda un poco, si esperabais encontrar, algo con profundidad donde poder adentraros, pero el paseo merece la pena.....

Vistas desde la cueva

Después de recupera fuerzas en este remanso de paz, podemos volver a coger el coche y dirijirnos hacia el pueblo de St-Jean Pie de Port. Ciudad desde la que comienza el Camino de Santiago en su vertiente francesa. Es un pueblo agradable para pasear por sus empedradas y empinadas cuestas, llenas de tiendas de souvenirs típicos del País Vasco-Frances y como no de todo aquello que evoca al Camino de Santiago.


Calle que conduce a la Citadelle an St JEan Pie de Port

Si nos encaminamos por sus cuestas, llegaremos a pies de la Citadelle. Castillo construido en 1628, bajo el mandato de Richelieu, para mejorar las defensas de la ciudad ante un posible ataque desde el Sur.

Citadelle construída en 1628


Panoramica desde la Ciatadelle



Para la vuelta, se puede aprovechar y bajar por la carretera que une St Jean Pied du Port con Roncesvalles, y visitar la Colegiata, sin olvidarnos de parar en el mirador desde donde se pueden contemplar las hermosas vistas con las cuales nos deleita este precioso paraje pirenáico. En nuestro caso no fue posible, ya que las fierecillas dormían, y no era plan de despertar el diablillo que llevan dentro, así que quedó para una próxima visita.
Añadir leyenda