domingo, 6 de mayo de 2012

SeLVa De iRaTi. PaRTe 2.

PueNTe CoLGaNTe De HoLTZaRTe y RTe Etchemaïté


Otro de los días lo dedicamos a hacer la ruta del Puente Colgante de Holtzarte, situada cerca de la localidad francesa de Larrau. Si bien, la ascensión en condiciones normales no nos debería de llevar más de una hora, en su versión más light, ya que hay otra que lleva unas 5 horas, la excursión nos ocupó todo el día.

Las razones son obvias, las excursiones con niños, hay que tomárselas con calma, y si no lo haces así, el estress podrá contigo. Aunque, el día nos tenía preparada una sorpresa, en forma de delicatessen gastronómica, que también ayudó lo suyo...

La salida, tarde, sobre las 10:30 de Fábrica de Orbaizeta y es que, como ya os he comentado, hasta que logras preparar a 6 niños, bebés incluidos, se va un "ratito", pero con eso contamos, ¿verdad?
La consabida ruta, hasta la frontera, y de aquí dirección a Larrau, siguiendo las indicaciones del GPS del coche y de Chechu, que no erraron ni un milímetro¡¡¡¡

El viaje, de unos 55 km, discurre por las montañas pirenáicas y más bien parece una etapa del tour de Francia, las vistas son para quedarse con la boca abierta¡¡¡¡ Carreteras, que suben y suben, y en algún momento parece que vas a tocar el cielo....



Aún con las obligatorias paradas intermedias para hacer las "afotos" de rigor, el trayecto no se hace nada pesado, el paisaje del País Vasco Francés bien lo merece¡¡¡¡




Y así, entre montañas, poco a poco llegamos al Puerto de Irati, eso sí, divisando antes una manada de caballos salvajes en la carretera, cosa, que ya, poco a poco no nos iba sorprendiendo cada vez menos.



Una vez coronado dicho puerto, descenso vertiginoso, hacia la localidad de Larrau. Donde el destino y la
providencia nos tenían preparadas una sorpresa¡¡¡
Como los bebés tienen la sana costumbre de comer, cuando tienen hambre, buscamos, bueno nos encontró, en la entrada del pequeño pueblo un Restaurante, Etchemaïté . Después de pedir unas cervezas, mientras nos calentaban amablemente el biberón del pequeño Lucas, y degustar el pincho (bueníssssimo) que acompaño a estas, no tuvimos duda, había que comer allí. Y creerme, fue un acto de valentía, ya que a ninguno de los 6 adultos, nos apetecía lo más mínimo sentarnos a comer, porque las cenas en la casa rural estaban siendo pantagruelicas¡¡
Pero, al final sucumbimos. Después de pedir al único camarero que hablaba castellano que nos preparara una mesa, fuera del salón principal, ya sabéis para no molestar con los niños, y es que además de la comida, las vistas desde el salón son impresionantes¡¡¡¡ y la verdad sea dicha, no queríamos incomodar a los demás comensales que allí se daban cita para celebrar el Primero de Mayo, nosotros con comer ya nos valía¡¡
Con estas premisas, nos sentamos en la parte de fuera, a degustar una comida, que nos sorprendió tanto en elaboración como presentación.
Y para muestra un botón:
Para empezar decir, que tienen dos tipos de Menú, y también puedes comer a la carta. Como quiere que era 1º de Mayo, el Menú más económico no estaba disponible al ser festivo, con lo que nos decantamos por el de 24 euros¡¡¡
Compuesto por 3 entradas/3 principales y 3 postres  a elegir uno de cada grupo, más un aperitivo cortesía de la casa

Sopa coma aperitivo gentileza de la casa

Manitas de cerdo plancha con calamar (Entrante)
Milhojas de espárragos (Entrante)
Cochinillo con verduritas

Pato envuelto en Col con Chucrut y Puré de Patata (Principal)

Tartaleta de Chocolate con helado de Pistacho (Postre)

Así que después de llenar los depósitos, y con la sensación de que pasara lo que pasara en la travesía a Holtzarte, el día ya había merecido la pena¡¡¡ nos dirijimos a los coches para cubrir los 3 Km que separaban  Larrau del parking a partir del cúal empieza el sendero que nos lleva a la Pasarelle de Holtzarte.

Ahora que mi suegra no nos oye, ni nos lee, ni siquiera verá nunca las fotos, el ascenso con la lluvia de los días anteriores, estaba un pelín peligroso en la parte más inclinada, en la que la piedra y el agua hacía que un resbalón fuera la mayor de nuestras preocupaciones. Con este guión, tres matrimonios, con 2 niños cada uno, 3 de ellos de 4 años y los otros 3, entre 2 años y 10 meses, empezamos, sin saber lo que nos esperaba, el sendero d'Holzarte. Pero vamos, totalmente recomendable.


El principio del sendero, discurre al lado del rio Olhadibia por un frondoso paraje, hasta que llegamos a lo que es la ascensión propiamente dicha. Después de la zona rocosa, en  nuestro caso tuvimos que ir con un poco de precaución, pero tampoco os asustéis, se puede subir. Los niños de 4 años, lo hicieron solos, ayudados por los adultos, y parando a descansar un poco más de lo normal, aunque alguna que otra de las mamás lo agradeció.



Finalmente llegamos a un llano, desde donde ya se divisa el puente colgante, construido con tablones de madera, de unos 70 metros de longitud y con una caida de unos 150 metros.




El puente aunque es muy seguro, advertir de que se mueve un pelín, sobre todo si a alguien le da por saltar, que ya sabéis que siempre hay alguno en el grupo que...... Como os podéis imaginar, no es apto para gente con vértigo, ya que las vistas al vacío tanto a derecha como a izquierda son de Aúpa¡¡¡¡¡



En definitiva, jornada para el recuerdo, porque ese día hasta el día acompaño, ya que el termómetro marcaba a las 7 de la tarde unos muy agradecidos 17 grados a la sombra, aunque en la subida, si el sol se hubiera escondido un poquito, se hubiera agradecido, sobre todo los que llevabamos niños a cuestas.

Recomendable 100 por 100. Eso sí, si vas con niños, aprovecha la mañana para la excursión y después te das el homenaje en Etchemaïté´.