sábado, 21 de diciembre de 2013

RuNNiNG VieNNa By auPa NaCHo

Aúpa Amigos¡¡¡¡¡

El pasado fin de semana estuvimos por Viena pasando un largo fin de semana, y como no podía ser de otra forma, además de la familia, adivinar ¿quién vino conmigo?

Pues SI, como no podía ser de otra forma, las zapatillas viajaron conmigo.La verdad es que han sido 4 días donde apenas hemos parado, de aquí para allá visitando todo o casi todo lo que se puede visitar de esta ciudad. De Jueves a Domingo no ha habido tregua, y gracias a Marta que lo tenía todo bien organizado hemos sacado buen partido del tiempo del que disponíamos, e incluso el Domingo tuvimos tiempo de acercarnos a la Opera, aprovechando de que había programada función para los más peques, Hansel y Gretel.
Podían tomar nota en nuestro país de como fomentar la cultura, descuentos del 70% en las entradas de niño, con lo que por 8,90 (lo que vale aquí una entrada de cine) los más peques pudieron disfrutar de dicha representación. Ni que decir tiene, que ni pestañearon, y eso que era en alemán¡¡¡¡

El Lunes, teníamos el vuelo de vuelta a las 12:30, con lo que con el turismo ya finalizado, me dispuse a disfrutar de la ciudad, pero esta vez ya con las zapas. Además coincidía con mi primer día de preparación para Boston, así que: ¿Qué mejor manera de empezar?

Hubo que despertarse un poco pronto, para así estar de vuelta para disfrutar del último desayuno en familia. Como ya conocía la ciudad de los días anteriores, no me fue muy complicado volver a visitar todos los sitios de interés sin perderme....

Con un cafelito solo, antes de salir a la calle donde esperaba un frío de AUPA¡¡


El punto de partida, se sitúa en el hotel Suite Novotel City Wien, que fue donde nos alojamos durante nuestra estancia. Hotel que aunque no está céntrico, está a tan solo dos paradas de metro del centro y es una buenísima opción para alojarse tanto con niños como sin ellos, dada su excelente relación calidad precio.

Con una temperatura de 2 grados bajo cero, la idea no era otra que la de trotar tranquilamente por los sitios turísticos, sin prisa pero sin pausa, y aprovechar a tomar alguna foto con el teléfono.

Desde el hotel bajando por Lasselstrasse, apenas 5 minutos te separan del famoso Prater y su noria. Pasas al lado o por debajo de la PraterStern Bahnhof y desde aquí simplemente has de seguir recto, siempre con la referencia de la Catedral al fondo. No hay pérdida si vas siguiendo el carril bici, al final te darás de bruces con el río Danuvio. Puedes cruzar al otro lado justo donde está uno de los locales de moda de Viena el Motto and fluss (uno de los pocos sitios que no pudimos visitar)


Seguimos en dirección ya a la StephansPlatz con su imponente catedral,, la bordeamos, la disfrutamos por última vez y seguimos bajando por la comercial calle de Kärntner strasse, sin vida todavía a estas horas, con dirección ahora a la KarlsPlatz, pasando por la Opera de Viena primero.

AupaNacho por StephansDom


AupaNacho cioncentrado en el tráfico que le viene de frente¡¡¡¡

La Opera de Viena al fondo
 Pasada la Opera, enfilamos hacia KarlsPlatz, nos deleitamos con su iglesia de San Carlos Borromeo, correteamos entre sus jardines y sus mercados navideños ahora vacíos.


Sobre la marcha buscamos la manera de ir saliendo de Karls Platz, y lo hacemos junto al monumento a la secesión, para ir volviendo de nuevo hacia la Opera, desde donde nos dirigimos a Albertina Platz, donde se encuentra el Museo Albertina. Nos adentramos en sus jardines, para ir a salir más tarde a Musuemsquartier,  Maria Theresien Platz, y finalmente a  la calle de los museos.


Pasamos por delante del Volkstheater y encaramos ya directos hacia el Rathaus, que presenta a estas horas de la mañana una estampa preciosa, con el sol dando de lleno sobre su fachada.



Me da el subidón, estoy feliz, me siento afortunado y me acuerdo de más de un amiguete runner, lo que disfrutaría aquí conmigo, así que no se me ocurre otra que grabar una felicitación navideña.......

Aún nos queda una visita más, y se trata de la Iglesia Votiva. El Jueves cuando la vimos era de noche y había bastante niebla y ya nos pareció chulísima, hoy al igual que el Rathaus, con el sol mañanero luce distinta...



Bordeamos el VotivPark, y ahora ya si toca ir orientándose para ir encaminandonos hacia el Prater. No me resulta excesivamente difícil ya que enseguida se divisa la cúpula de la catredal y me permite orientarme correctamente. Me percato que se me ha saltado pasar por la zona de Hofburg, justo enfrente del Rathaus, pero, prefiero enfilar camino de vuelta y pasar por el Prater antes de volver al Hotel. Con lo que desde la Catedral deshago mi camino y tras pasar al lado de la famosa noria del Prater me voy hacia el hotel para dar buena cuenta del desayuno junto a la familia.



Al final una vuelta de 13,71 Km en poco más de una hora.

No podía faltar en esta entrada, las recomendaciones culinarias que tanto nos gustan por aquí. Así que os dejo unas recomendaciones para comer y tomar cervezas por Viena.

Si quieres comer un auténtico Schnitzel, no dejes de visitar Gasthaus Poschl. De los que probamos por allí, también el más caro y probamos unos cuantos, me atrevería a decir que el mejor. Es un local chiquitito, pero muy acogedor, donde se nota que aunque se cuela algún que otro turista, la mayoría son gente del lugar. Lo único no se puede pagar con tarjeta...

En relación calidad precio quizás el mejor sitio que visitamos fue, Bierreither, con menú infantil, un menú adulto por 6,70,  y una riquísima cerveza. En este estuvimos un par de días y muy recomendable. Como siempre al final más cara la cerveza que la comida....





Menú de niños

Por último os dejo otra recomendación, un poco más turístico, pero no por ello de menos calidad Zum Bettelstudent. La verdad es que nos sorprendió porque no esperábamos que la comida estuviera tan buena al ser tan turístico, pero comimos muy bien y bastante bien de precio, De nuevo la cerveza, entraba sola.....








Y no olvidaros de los Cafés de Viena, con sus cafés, tarta Sacher, etc.... Ahora bien estos si que son caros, es más caro tomar un café (alrededor de 4/5 euros) que una cerveza¡¡¡
Aún así, es visita obligada...

El track del recorrido, aquí. Ya no hay disculpa para correr por Viena¡¡¡¡