martes, 13 de octubre de 2015

MeDia MaRaTóN De TaLaVeRa, CoRRieNDo CoN eL MaeSTRo¡¡¡¡

Aúpa Amigos¡¡¡
Mi participación en la MeDia MaRaTóN De TaLaVeRa se cuaja hará más o menos un mes, cuando andaba buscando una media como test para La Maratón de Oporto.
Esta vez decidí hacerla 4 semanas antes de la Maratón, para asegurarme una total recuperación antes de la MaDRe de ToDaS LaS BaTaLLaS ( a tenor de otras preparaciones, 3 semanas en mi caso, se me antoja quizás justo, por probar....)
Talavera pues, era una ocasión pintiparada: cerca de Pedro Bernardo, donde pasaríamos el Puente, llanita y con la posibilidad de correr junto a uno de los maestros de esto del running popular Antonio Perea, que más podíamos pedir.

Antonio, ye me dejo el guante en este blogg: "Nacho si quieres correr una maratón en 3:45min/km habrás de hacerte la media en 3:35", si lo dice el maestro  y uno se encuentra bien, había que aceptar el reto....

Al final mi mujer se anima y como hay también carrera de 10 km, para Talavera que nos bajamos los dos ""en amor y compañía". Recogida de dorsal, café solo para terminar de despertarnos, y nos vamos en  busca de Antonio para calentar.

Antonio ya me avisa de que la carrera sale rapidísima y que no me extrañe que en los primeros metros llevemos unos 40 corredores por delante.



Se da la salida, y en efecto, la gente sale rapidísima, y yo me concentro en colocarme al lado de Antonio. Si ya de por sí en carreras como los 10k y la media voy por sensaciones, hoy yendo con Antonio, el Garmin es una mera herramienta para la evaluación post-carrera.

Pronto el grupo de cabeza se distancia. Hay bastante nivel en Talavera, nosotros nos quedamos agazapados en un tercer grupeto. Marchamos detrás de un par de corredores y como el ritmo es bueno, seguimos ahí hasta casi llegado el km 3.
Llegado ese punto, noto que el ritmo se ha ralentizado en exceso, nos vamos comiendo a los que no preceden, miro el Garmin y veo que anda por encima de 3:45, no sé si lo hacen en busca de algún relevo, pero el caso es que Antonio por la derecha y AupaNacho por la izquierda, los rebasamos y nos ponemos a tirar del grupo. Cosa que ya no cambiará hasta el final de carrera.



Van cayendo los km, en ritmos pactados 3:35 o algo más rápido. Es un auténtico placer correr por Talavera, mas plana que la palma de mi mano, buena temperatura y una leve brisa. Tan solo un poco de humedad, que se dejó notar con más fuerza a medida que los rayos de sol hicieron acto de presencia ya bien entrada la prueba.

Pronto nos quedamos tres corredores, Antonio, Manuel y el menda. Los continuos giros de 180º te permiten tener una perspectiva bastante buena de lo que va pasando en la carrera. En el primer giro, Antonio utiliza su técnica para giros (seguro que viene de la milla). Se agarra a la señal/farola y se impulsa hacia delante. Sale disparado y coge 4/5 metros. ¡¡La madre que me parió¡¡¡ Le comento que se las sabe todas, y que en la siguiente yo también lo hago.
Llega la siguiente, el la traza primero, no sin antes avisarme de que tenga cuidado que resbala. Y madre que si resbala¡¡¡ Antonio se mete un trompazo de Aúpa, y a mi me da solo para cogerle de la axila y levantarle casi en marcha. Recupera la verticalidad con mi ayuda de un respingo¡¡¡ y seguimos al lio... (en su blogg se puede ver la instantánea en la que besa el suelo)



Los km siguen cayendo fácil. Manuel y yo le preguntamos a Antonio que tal va de su caída, y nos responde que bien, chapa y pintura.
Voy más cómodo de lo que podría imaginar, disfruto de cada zancada, de los ánimos del público, y en caso de que no los haya ya me encargo yo de pedirlos¡¡¡ Al ser un circuito tan virado, te permite mantener contacto con los compis que corren, y animarles también....

Los km caen en torno, a 3:34, 3:35, y así llegamos al 10, que por cierto ni miré en cuanto lo pasamos. Más tarde me diría Antonio que lo hicimos en 35:35 o algo así. En el paso por el 10, yo diría que unos 3 o 4 corredores de los que nos preceden toman hacía la línea de meta, y el resto seguimos para completar los 21 Km.
Delante de nosotros, se divisa a un par de corredores, pero muy a lo lejos. Mis compañeros de viaje empiezan a ir un poco justos. Lo noto en la respiración. Le pregunto a Antonio que tal va y me dice que va justito. Como no quiero perder su compañía le digo que levantamos un poco el pie y recuperamos. Ya le he dicho antes de empezar que yo no pienso arriesgar ni un ápice, que el objetivo es Oporto.
Allá por el 15 perdemos a Manuel, y vamos, ahora sí, ya solos el par de dos. Vemos a Aitana y Rebeca (mujer e hija de Antonio), y puedo chocar la mano con Rebeca, más tarde pasamos uno de esos controles de jueces, y le digo, jefe apunte que aquí va el 42¡¡¡¡
En uno de los siguientes giros, vemos pasar los coches de policía escoltando al primer clasificado Antonio Nuñez, y ambos nos dedicamos a contar corredores, vamos 9º y 10º. Cuando AupaNacho se iba preparando para sestear....
vemos que los dos corredores que van por delante, ya no son dos puntitos, se están acortando las distancias. Antonio, que por algo es el maestro, me lee el pensamiento, y me dice a estos te los comes tu Nacho.
Le contesto que no pensaba sacar los tambores de guerra, pero que al final vamos a tener que hacerlos sonar y que el también se los zampa. Cuando pita el Garmin, miro de vez en cuando el ritmo, pero me digo que debe de estar mal, tanto giro, debe de confundirlo, ritmos a veces de 3:28, 3:23, 3:32... Como no me fío del aparatito seguimos por sensaciones.

En esto que el primero del dúo, ya está aquí¡¡¡ Sacó mi támbor, lo hago sonar, pamparapam PAM PAM¡¡¡
Antonio por la izquierda, y Nacho por la derecha se lo zampan. Veo como Antonio, aún yendo justo por la falta de Km (está empezando ahora de nuevo la temporada), cambia un puntito para que no se nos pegue. Esta lección ya la aprendí de él hace tiempo, pero no viene mal repasar los apuntes del Maestro de vez en cuando y más en una clase presencial¡¡¡¡
Intenta seguirnos pero, vamos lanzados¡¡¡
Me parece oír a Marta, si es ella¡¡ miro y me doy cuenta de que estamos pasando por la cafetería donde hemos tomado café¡¡¡ está cogiendo las cosas del coche, ya ha terminado su 10K..
El de Naranja ya esta ahí también, en uno de los giros podemos ver como va muy justito, va a caer y el lo sabe, nos ha visto las pinturas de guerra en la cara mientras trazaba la curva¡¡¡¡
Lo rebasamos justo antes de un nuevo giro, aprovecho para impulsarme, con cuidado en la señal de tráfico, y salir lanzado, yujuuuuu Veo que Antonio se ha quedado unos metros.
No dejo de mirar hacia atrás esperando que se una a mi. La distancia se ha abierto un poco, intento bajar el ritmo para que me de alcance, pero no veo que llegue. Le arengo en cada uno de los giros donde tengo contacto con él, pero no llega. Dudo si parar y esperarle, pero decido seguir a ritmo esperando que me de alcance.
Quedan 2 km para meta, y sigo sin mirar el Garmin. Me digo que el trabajo ya esta hecho, que ahora ya a pensar en Oporto, sigo con el ritmo que marcan mis piernas, sin forzar lo más mínimo. Disfruto de los últimos 2 km, beso el anillo a falta ya de 2 km, veo a JuanMa un FFDR, me anima y yo le obsequio con is tambores esta vez en forma de Samba...
Poco a poco me acerco a la meta, un último giro, oigo mi nombre por megafonía, últimos metros, y ahora sí ya veo el reloj que anda medio tapado y marca 1:14, guauuu, si que hemos corrido Nachete.
Recibo los ánimos de Aitana, Rebeca y ya por último casi en la línea de meta puedo ver también a Marta...



Al final 1:14:25. Ya me había avisado Antonio, que le faltaban algunos metros, quizás unos 300, 1 minutillo en nuestros tiempos, así que rondando el 1:15:30.
Lejos del resultado, 7º General y 1er Veterano B, me quedo con la soltura con la que lo he corrido. Esta si que es una gran noticia.

Tras la carrera, pude saludar ya tranquilamente a los FFDR que se habían desplazado hasta allí como Potro, Jorpat y a uno de los recientes seguidores de este blogg (Carlos creo recordar...)
Cuando a principio de año, me marcaba como objetivo correr la media maratón con soltura en 1:16, ya sabía que los resultados no llegarían de inmediato.

Una vez, un reputado bloggero, aunque ya no se prodigue demasiado, el abuelo runner me dijo:""Nacho las marcas vienen solas"", y que razón tenía. El trabajo, al final termina saliendo, tarde o temprano. No hay que agobiarse, ni esperar resultados a corto plazo. Demos tiempo al tiempo y sobre todo disfrutemos de lo que hacemos, que los tiempos ya llegaran, y el día que por lo que sea no lleguen, no pasará nada, nos reinventaremos en nuestro faceta runner, y seguiremos disfrutando¡¡¡¡

Este resultado es una motivación extra, pero lejos de lanzar las campanas al vuelo, una vez más la prudencia y la humildad han de ser nuestros compañeros de viaje.
Si al principio de este viaje, la idea era bajar de 2:38 en Oporto, a día de hoy seguimos pensando igual. La media hay que pasarla en torno a 1:18:45, en Maratón tiempo hay de recuperar si uno está realmente más fuerte....