domingo, 27 de diciembre de 2015

RuNNiNG iN SCaNDiNaVia PaRTe III. eSToCoLMo

Como ya comenté el tema vuelos en nuestro viajes a Laponia, fue un auténtico encaje de bolillos. y como fruto de tal, se presentó la oportunidad de volver hacia Madrid vía Estocolmo. Era una ciudad que no conocíamos, así que decidido, fin de semana por tierras Suecas¡¡¡

Nuestra llegada fue el Viernes por la noche, con lo que apenas un poco de tiempo para dar un paseo por los alrededores, cenar y a descansar.
El Sábado por la mañana, decidí madrugar y explorar un poco la ciudad. No hay cosa que más me guste que descubrir una ciudad a golpe de zancadas...

No sé muy bien porque, pero el track de este día, no se ha llegado a descargar. Menos mal que el Domingo volví a salir, y ese si que está ya a buen recaudo, en runmap junto con los demás¡¡¡
Aún así, el recuerdo de cruzar el puente de Vasabron, corretear entre el parlamento y el Palacio Rela, disfrutar de la bahía, callejear por Gamla Stan, permanece vivo en mi memoria y como no inmortalizado en mi cámara de fotos....








Con el buen sabor de boca que me había dejado ese paseo mañanero por la ciudad de Estocolmo, me fuí para el Hotel a recoger a la familia que esperaba un largo día de turismo, por la que a la postre se ratificaría como una preciosa ciudad.

El madrugar, me permitió conocer un poco la ciudad y tener claro el recorrido a seguir. Nos habíamos fijado como primera parada el museo Vasa. Desde nuestro centrico Hotel Freys, unos 3,5 km andando. Como Marta y los chicos no conocían todavía la ciudad, se me antojó un bonito recorrido para ir poco a poco descubriendo la ciudad.



El museo Vasa de Estocolmo, es famoso por albergar dentro de sus cuatro paredes un navío del Siglo XVII. Como curiosidad decir, que dicho navío solo estuvo a flote una media hora, ya que se hundió junto a las costas de Estocolmo apenas media hora más tarde de zarpar....



En ka isla de Djugärden, se encuentran una infinidad de museos, entre otros el de Junibacken (Pipi Calzaslargas), el museo Abba, etc, etc....

Tras nuestra visita al Vasa museo, decidimos deshacer nuestros pasos, en busca de un tente en pie, y que mejor sitio que el Mercado de Saluhall.


Sin mucho tiwempo para más, directos al embarcadero para hacer el tour en barco por los canales de Estocolmo. El tiempo nos acompañó y pudimos disfrutar de unas magníficas vistas sobre las islas que comoponen la ciudad de Estocolmo.





Pasadas las 14:30, era tiempo de ir a comer, y que mejor para reponer fuerzas que la animada isla de Gamla Stan¡¡¡ Uno que es precavido, ya tenía un par de direcciones para degustar algo de comida Sueca, y como uno de ellos, apenas distaba 5 minutos del embarcadero, para allí que nos fuimos¡¡

La verdad es que tuvimos suerte, porque el local era pequeño, pero coincidió que se iba una mesa y pudimos sentarnos a comer en unos 5 minutillos...

En el restaurante Stockolms Gastabud, comimos unas riquísimas albóndigas y un arenque frito, ya que el salmón lo teníamos más que probado... todo muy bueno, y lo más importante a muy buen precio, teniendo en cuenta donde estábamos¡¡¡



Tras la comida, un agradable paseo por la isla de Gamla Stan, comprar algún que otro souvenir en forma de adorno navideño y poco a poco ir redirigiendo nuestros pasos de vuelta hacia el Hotel. No sin antes, recorrer de nuevo el Palacio, el Parlamento y la zona comercial...








Tras un breve descanso en el Hotel, y a sabiendas de que al día siguiente habrá tiempo para poco más, decidimos ir de visita al Metro, sí habéis leído bien al MeTRo. Habíamos leído que el _Metro de Estocolmo, esconde auténticas maravillas¡¡¡



Tras el largo día, buscamos algo que estuviera cerca del Hotel para reponer fuerzas.....

Como os podéis imaginar, Estocolmo, me dejó ganas de más, y aunque el cansancio acumulado de toda la semana ya era más que notable, decidí volver a madrugar y salir a disfrutar de esta bellísima ciudad.

Esta vez, con las ideas bastante más claras, salí con dirección a la isla de los Museos.
La ciudad todavía dormita, aunque poco a poco voy viendo algún que otro runner, a buen seguro también turista. Por lo que ví el día anterior, aquí deben de ser de salir un poco más tarde....

Los 4º grados bajo cero, no me impiden disfrutar de las impresionantes vistas de la bahía...


Tras  pasar por Gamla Stan y bordear el Palacio y el edificio del Parlamento, cojo dirección al Nordiska Museet, hoy el ritmo es más alegre, en torno a 4:20.
Una vez llegado a la isla de Djugärden, decido explorar su interior. Son algo más de las 7:30 y está bastante oscuro, hay alguna zona que está helada y hay que ir con cuidado.
Paso por el museo de Abba, el Circo.... y voy mirando de ir saliendo, no tengo muy claro hasta donde puede llegar la isla. Correteo entre caminos, no hay absolutamente nadie, estoy en la parte central de la isla, y poco a poco mi orientación me va dirigiendo havia el extremo opuesto por donde entré. Ahora ya si empiezo a ver algún que otro corredor. Ya veo el otro lado de la bahía, y bordeo la isla en dirección a la salida, no sin antes gritar un par de veces AUPAAAANACHOOOO¡¡¡


Deshago mis pasos hasta llegar al Museo Nacional, veo otro puente y lo cruzo. Este si que está peligroso. Me doy un garbeo por la isla donde se alberga el Museo Moderno, un par de fotos para el recuerdo y ahora ya sí de vuelta para al Hotel....




Al final fueron apenas 50 minutos, para 11,5 km (Track Estocolmo), y con unas ganas terribles de seguir explorando la ciudad a golpe de zapatilla, pero nuestras últimas horas en Estocolmo nos esperaban. Aún nos dió tiempo a visitar el Ayuntamiento, lástima que en invierno esté cerrada la Torre ( y eso que ellos están acostumbrados al frio), y pasear de nuevo por las calles de Gamla Stan....